a la página de inicio

La       clonación es el proceso genético de crear una copia identica de una       persona, animal o celula. A partir de una celula sin nucleo y el nucleo de       la celula de lo que se quiere clonar....

REPRODUCCION HUMANA

SEXUALIDAD HUMANA

 

La genética y el amor

Los papás de los sabios

Entonces Yavé formó al hombre con polvo de la tierra..." Génesis 2, 7

Mi admiración amplia y sincera va hacia esos sabios dedicados y empeñados en averiguar con exactitud lo que somos materialmente o, con más claridad, lo que, según ellos, nunca hemos sido. Ese juego exacto de los genes, núcleos y células que son los elementos que nos conforman nos causa un asombro total. ¡Estamos pasmados! Somos hijos de esos genes o, para ser más exactos, somos hijos de la casualidad que hizo que fuera un espermatozoide y un óvulo el principio que nos hizo, estudiado hoy todo eso fríamente con su carga de genes.

Podríamos haber sido otros si otros hubieran sido el espermatozoide y el óvulo unidos, puesto que sin desencanto, los incansables sabios nos dicen que eso van descubriendo y lanzando a nuestra instrucción deficiente, es decir, a la iluminación de nuestra ignorancia en la delicada materia que nos hizo suponer que éramos el feliz resultado del encantador y cálido amor de nuestros padres. En estos avances científicos no he captado la palabra "amor". ¿No se usa? ¿No significa ya nada? ¿Acaso aparece en alguno de esos brillantes colores con que nos dibujan nuestro mapa biológico y yo no lo he visto? Según todo eso, somos un mapa con muchas curvas y puntos de nombres científicos y fríos.

Si en alguna de sus explicaciones esos sabios no tienen más remedio que echar mano a las palabras "madre" y "padre" nos damos cuenta de que no se refieren a los seres que amamos y nos aman, a los seres que amaron a los sabios y ellos amaron cuando no sabían ni deletrear, sino a unas simples células o factores que entran en esa especie de multiplicación. Temo que mis presentes palabras sean una clara demostración de lo que no sé muy bien, de lo que ignoro pero me inquieta.

Mas la verdad es que me gustaría mucho saber cuál es la impresión del sabio que, después de horas y más horas de estudios, experimentos y desvelos, descubre que sus padres no son nada más que productores de unidades elementales para la formación del ente, él mismo, que es un estudioso investigador dedicado a averiguar lo que en esencia él es y no es, así como lo referente a lo que son y no son los demás seres. En todo esto tengo la audacia , un tanto novelesca, de saltarme al capítulo de los estupendos robots que se están fabricando sobre todo en el Japón, los cuales en el mundo futuro serán mejores en casi todos los aspectos que un hombre y una mujer de verdad. Además introduzco a los seres humanos clonados, tipos que, pese a las protestas y prohibiciones de unos y otros, serán realidad en el futuro.

Eramos pocos y... coleccionaremos robots y clonados. Así es que en ese futuro estaremos (¿estaremos?) los hombres y mujeres nacidos del amor, los robots y los clonados. ¿En qué se diferenciarán? Según lo que voy leyendo por acá y por allá, los robots y los clonados serán una especie de esclavos utilísimos, sujetos a las "cadenas" de su fabricación. Los otros, los hijos del amor (aunque lo sean también de la casualidad) serán libres... ¿Y si los robots y los clonados, seres perfectísimos, no hijos de la casualidad sino de un concienzudo planeamiento se rebelasen, precisamente debido a su perfección? ¿Qué sería de los hijos del amor? ¡Vaya problema! Aquí queda para que lo resuelvan los sabios que todo lo van sabiendo, según nos lo aseguran.

- G.P.- Toluca, Estado de México, 2002.

PATERNIDAD RESPONSABLE ES:  "DAR LA VIDA EN PLENITUD"

 

 

 

REGRESAR

mándanos un e-mail