a la página de inicio

Comunicate con nosotros por cualquier duda que tengas o mándanos un mail y te atenderemos con gusto.

LA GENÉTICA Y EL AMOR

REPRODUCCIÓN HUMANA

SEXUALIDAD HUMANA

ABSTINENCIA

CASTIDAD

CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA (NUEVO)

 

 Múltiples ovulaciones y múltiples dolores de cabeza

Por Keith Bower

El 7 de julio se publicaron los resultados de un estudio que pretendía haber identificado el fenómeno de ovulaciones múltiples en el ciclo de la mujer. Este estudio pudo haber sido una oportunidad para educar al público acerca de las realidades del ciclo menstrual. Sin embargo, se volvió en otra oportunidad para atacar al movimiento de la planificación familiar natural.

Los hallazgos del equipo de trabajo dirigido por Angela Baerwald, de la Universidad de Saskatchewan, fueron publicados en la revista Fertility and Sterility. El doctor Roger Pierson, director de la unidad de investigación de biología reproductiva de esta universidad estuvo a cargo del estudio. Al preguntársele sobre las conclusiones, éste con sorprendente rapidez señaló: "Es exactamente ésta la razón por la que el método del ritmo no funciona".

Este estudio basado en las observaciones de ciclos de 50 mujeres, "descubrió" la información conocida desde hace cerca de 40 años: es decir, que en lugar de haber una "ola" de ovulaciones, cada mujer puede tener dos o tres "olas" en un solo ciclo. Los técnicos de ultrasonido que participaron en el estudio también notaron que la ovulación no siempre ocurría en el día 14. En algunas ocasiones los folículos disminuían nuevamente de tamaño y eran absorbidos sin que el óvulo fuera liberado o expulsado.

De las 63 mujeres que participaron originalmente en el estudio, 13 de ellas presentaron irregularidades en los ovarios y fueron excluidas del mismo. Las mujeres gozaban de buena salud y no estaban tomando ningún tipo de droga o esteroides. Cerca de un 40% de los ciclos registraron un folículo dominante que se desarrollaba hasta una etapa bastante avanzada pero luego no concluía en ovulación. De este fenómeno Pierson infirió que existía el potencial para que ocurriera más de una ovulación en distintos momentos del ciclo.

Algunos informes noticiosos, y hasta el mismo Pierson, extrapolaron sus inferencias para atacar a los métodos naturales. El descubrimiento de un índice de un 40% de múltiples olas ovulatorias en el ciclo, llevó a Pierson a afirmar que "hasta un 40% de las mujeres no podrían usar métodos naturales porque no tendrían durante su ciclo ningún momento ‘seguro’ para tener relaciones. En aquellas mujeres que experimentan la maduración de dos o tres folículos cada mes, siempre podría haber un folículo con capacidad de ovular."

El único resultado verificable de este estudio, que debió ser noticia, pero fue ignorado es éste: "en todas las mujeres solamente el folículo dominante de la ola final, ovuló."

Aunque grupos de docenas de folículos se desarrollaban durante cada ciclo, no hubo ninguna ovulación en las primeras dos olas de maduración. Aquellos folículos que no produjeron una ovulación eran reabsorbidos por un proceso llamado "atresia".

Comentando sobre los hallazgos de este estudio el profesor William Ledger, experto en fertilidad de la Universidad de Sheffield, Inglaterra, comentó a la BBC en las noticias en su página de Internet: "los investigadores han identificados olas de actividad en el ovario. Los folículos crecen de esta manera durante todo el ciclo… aún así sólo una ovulación ocurre por cada ciclo".

De forma más técnica, el estudio de Saskatchewan llega a la misma conclusión afirmando que: "el desarrollo de los folículos anovulatorios durante la fase lútea se debe a una inhibición de las secreciones de hormona LH que permite que haya un desarrollo folicular en etapas tempranas, previas a la ovulación; que sin embargo no concluyen en ovulación.

Los folículos anovulatorios, en promedio, no crecieron tanto como los folículos que sí ovularon. Sin embargo, un número considerable de mujeres tuvo folículos anovulatorios que crecieron de manera significativa, cercanos a un diámetro preovulatorio. Se podría especular, entonces, que el los folículos que se desarrollan durante la fase lútea del ciclo tienen el potencial de ovular en presencia de la hormona LH."

En el ciclo menstrual de la mujer la circulación de la hormona lutenizante, detiene el desarrollo folicular, es decir, evita que ocurra otra ovulación.

Al existir dos ovarios, es posible que el folículo dominante del otro ovario alcance el tamaño necesario para poder liberarse y producir dos ovulaciones; si esto ocurriera, se llevaría a cabo con relativa cercanía, usualmente no más de 24 horas. Esto es lo que ocurre cuando hay la concepción de mellizos fraternos.

Pierson menciona que en ocasiones los mellizos fraternos se pueden ver en el útero con una disparidad de edades, aproximadamente de tres semanas. Sin embargo, hay muchas razones que justifican esta disparidad. Entre ellas imprecisiones de la ultrasonografía y en otras ocasiones situaciones obstétricas en las que uno de los niños se desarrolla más rápido y el otro más lento.

El escenario menos probable, hasta ahora nunca documentado, de una mujer que haya ovulado tres semanas más tarde de su primera ovulación durante el mismo ciclo.

Los investigadores acostumbran a tomar las raras excepciones como una forma de validar lo que es la norma. Si una mujer pudiera ovular durante la fase lútea, días después de su primera ovulación, este caso sería tan remoto que no podría utilizarse como un caso en contra de la efectividad de los métodos naturales.

Cuando le preguntamos al doctor R. Daniel Braun, que es un ginecólogo obstetra y especialista en PNF, sobre la posibilidad de una doble ovulación durante el tiempo fértil dijo: "Sí, existe la posibilidad pero usted tiene mucha más probabilidad de ganar el premio mayor de la lotería".

El equipo investigativo de Saskatchewan y la prensa están en total ignorancia con relación a la planificación familiar natural y los estudios que comprueban hasta un 99% de efectividad.

El estudio de Saskatchewan tiene implicaciones para el desarrollo futuro de las tecnologías de reproducción artificial y para mejorar los métodos de control natal hormonal. Sin embargo, las alegaciones de que los resultados obligarían a reescribir los textos de medicina habían sido un poco exageradas.

En respuesta a este estudio, el 10 de julio de 2003, Audrey Smith instructora del método de Ovulación Billings respondió:

"Como producto de la observación de millones de mujeres que utilizan métodos naturales y de sus observaciones diarias en aproximadamente 10,000 ciclos, en una amplia gama de mujeres, podríamos afirmar con claridad que una vez ocurre la ovulación, no ocurrirá ninguna otra hasta luego de pasado el próximo flujo menstrual".

"Lo que el estudio de Saskatchewan confirma es que todas las mujeres liberaron sólo un óvulo durante el ciclo en cuestión y que sólo en dos ocasiones, en las que aparentemente hubo más de una ovulación, las mujeres tuvieron ciclos anormales (infértiles). Esta es también nuestra experiencia. El problema consiste en definir correctamente cuál es el día de la ovulación y además debe mencionarse que la concepción no puede ocurrir en estos ciclos anormales y que ello es una de las causas importantes de infertilidad.

Si desea ver la respuesta completa puede ir a la sección en ingles del Internet: www.woomb.org/bom/science/saskatchewan.html

Derechos Reservados MMII

 

 

REGRESAR

mándanos un e-mail